Como el venero.

Como el venero.

Recibe el don del cielo, y nunca pidas

nada a los hombres; pero da si puedes;

da sonriendo y con amor, no midas

jamás la magnitud de tus mercedes.

 

Nada te debe aquél a quien le diste;

por eso tú su gratitud esquiva.

Él fue quien te hizo bien, ya que pudiste

ejercer la mejor prerrogativa,

que es dar, y que a pocos Dios depara.

 

Da, pues como el venero cristalino,

que siempre brinda más del agua clara

que le pide el sediento peregrino.

Amado Nervo.

387 total views, 1 views today

-->Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.